Qué comer (y qué evitar) en tiempos del coronavirus

Qué comer (y qué evitar) en tiempos del coronavirus

Una dieta sana y equilibrada es una de las claves para mantenerse saludable. Aunque todavía no se han hecho estudios para determinar los mejores hábitos alimenticios para protegerse contra el Coronavirus, sabemos que hay ciertos alimentos que promueven un sistema inmunológico sano y resistente.

Las siguientes recomendaciones dietéticas no podrán curar el COVID-19, ni eliminar la posibilidad de infectarse. Sin embargo, los efectos positivos que pueden tener en el sistema inmunológico son importantes cuando se trata de prevenir y combatir los virus. Al mismo tiempo, hay ciertos alimentos que es mejor evitar.

Alimentos que se deben consumir diariamente

Alimentos antiinflamatorios

Una de las mejores medidas que podemos tomar para fortalecer el sistema inmunológico es reducir la inflamación. La inflamación es la respuesta natural del cuerpo a los virus e infecciones, pero la inflamación crónica puede ser peligrosa. Según el Instituto Nacional de Salud, la obesidad es un factor de riesgo para los pacientes con coronavirus, en parte debido a la inflamación crónica que es causada por el exceso de peso.

Por eso la inclusión de alimentos antiinflamatorios en tu dieta puede ayudar a mantenerte sano y a luchar contra el virus. La Universidad de Harvard afirma que algunos alimentos útiles en este sentido son las cebollas, la cúrcuma, las bayas y la col rizada.

Además, se ha demostrado que el consumo de altos niveles de ácidos grasos Omega-3 tiene la capacidad de disminuir la inflamación, así que trata de comer más nueces, semillas de chía, aceite de oliva y pescados grasos como el salmón, las sardinas y la caballa.

Probióticos

Los alimentos fermentados contienen altos niveles de probióticos, que son bacterias buenas que crean un sistema inmunológico fuerte y saludable. La Universidad de Nebraska recomienda consumir alimentos ricos en probióticos como el yogur, el kéfir, el chucrut, el miso y la kombucha. Los alimentos fermentados también tienen la capacidad de tratar problemas digestivos.

Vitaminas (A, C, D y E)

Aumentar el consumo de vitaminas es una estrategia muy eficaz para combatir los virus. Específicamente, la Universidad de California-Davis recomienda que consumamos más alimentos que contengan vitaminas A, C, D y E. La vitamina A ayuda al funcionamiento saludable del sistema respiratorio, una de las partes del cuerpo más afectadas por el Coronavirus, y se puede encontrar en las zanahorias, las patatas dulces, las espinacas, el brócoli y los pimientos.

La vitamina C ayuda a estimular la creación de anticuerpos y se encuentra en altas concentraciones en los cítricos, las fresas y el kiwi.

Estudios recientes han demostrado que el 80% de los pacientes que ingresaron por coronavirus tenían deficit de vitamina D. Esta demostrado que la vitamina D ayuda a muchas funciones corporales y su insuficiencia puede provocar huesos débiles, dolencias relacionadas con el corazón, baja inmunidad e incluso problemas respiratorios. Los alimentos ricos en Vitamina de son, pescados grasos, productos lacteos, yemas de huevo y cereales. Cabe recordar que para una mejor absorción de esta vitamina es necesaria una exposición a la luz solar. Con dar un paseo y recibir luz directa unos 15 minutos al día es más que suficiente.

Te interesa: Relación entre el Covid-19 y la Vitamina D

Por último, la vitamina E funciona en el cuerpo como antioxidante, y para aumentar nuestro consumo deberíamos comer más nueces, semillas y aguacate.

Alimentos a evitar

Sal

Como ya se ha mencionado, la inflamación puede ser un factor de riesgo en lo que respecta a la gravedad del virus, y el consumo excesivo de sal puede agravar dicha inflamación de los vasos sanguíneos. La Organización Mundial de la Salud recomienda que consumamos menos de cinco gramos de sal al día, algo que se puede lograr preparando y consumiendo alimentos frescos.

Azúcar

Minimizar nuestro consumo de azúcar también puede ayudar a reducir la inflamación. A menudo, los alimentos hechos de azúcares simples sólo ofrecen calorías vacías, lo que significa que no proporcionan ningún valor nutricional. Además, el American Journal of Clinical Nutrition advierte que el azúcar procesado puede aumentar la secreción de citoquinas, lo que a su vez causa inflamación.

Si nos apetece comer algo dulce, deberíamos intentarlo con fruta en lugar de comer alimentos procesados con altos niveles de azúcar refinado.

Grasa

Las grasas, específicamente las grasas saturadas, son otro elemento que puede aumentar la inflamación, ya que las grasas saturadas causan la inflamación de los tejidos grasos. Por lo tanto, el consumo de grasas saturadas no debe exceder el 10% de nuestra ingesta calórica diaria. En lugar de consumir grasas saturadas, que se encuentran en el queso y las carnes rojas, nuestro consumo de grasas debería basarse en grasas más saludables, como los huevos, los pescados grasos, las nueces y el aguacate, que además aportan muchas vitaminas antiinflamatorias.

Todavía no hay ninguna recomendación oficial cuando se trata de diseñar una dieta para protegernos de COVID-19. Sin embargo, podemos seguir estas pautas para fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.