¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos?

¿Cuál es la diferencia entre prebióticos y probióticos?

Todos los expertos dicen que eres lo que comes. A su vez, mucha gente cree que esto se traduce en que eres responsable de lo que alimentas a los millones de organismos que viven dentro de ti, especialmente en tu intestino. El revestimiento de tu estómago está cubierto con millones de pequeñas bacterias. Son tan vastas y variadas que crean un pequeño ecosistema propio, llamado microbioma. Aunque no reconozcamos su presencia, ese ecosistema tiene un profundo impacto en nuestra salud general. Así que, ¿qué importa, y qué podemos hacer para asegurar que nuestro intestino se mantenga sano? Aquí hay una mirada a lo que hace que los prebióticos y probióticos sean tan cruciales para nuestros cuerpos.

Nuestro intestino: el hogar de millones de personas

Ya que nuestro intestino es el hogar de millones de microorganismos, lo que alimenta a esos organismos es vital. Por eso lo que comemos es tan crítico, ya que eso también alimenta a esos organismos. Cuanto más saludables son, más saludable te vuelves. Sin embargo, no es fácil mantenerlos en una dieta saludable, ya que el microbioma contiene más de 1000 especies de bacterias. Dos maneras de asegurar que el ecosistema sobreviva, se adapte y crezca es dándole dos productos diferentes. Puedes elegir proporcionar a estas bacterias los alimentos que les gustan, o puedes elegir añadir más de estas buenas bacterias a tu intestino. Entonces, ¿cómo lo hacemos?

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son un tipo de fibras vegetales especializadas y funcionan como fertilizantes para el crecimiento de las bacterias buenas en el intestino. Estimulan y promueven el bienestar de esas bacterias buenas, y deberían ser una parte estándar de nuestra dieta. Se encuentra de forma natural en frutas, verduras y otros artículos que contienen almidón resistente y otros carbohidratos complejos. Como no son fáciles de digerir, pasan por nuestro tracto digestivo para convertirse en alimento para las bacterias de nuestro intestino. Por si fuera poco, muchas empresas producen, comercializan y venden suplementos prebióticos que contienen carbohidratos complejos como la fibra.

¿Qué son los probióticos?

A diferencia de los prebióticos, los probióticos no le dan alimento nutritivo a las bacterias, sino que agregan nuevas bacterias a nuestro intestino. Contienen bacterias vivas beneficiosas que ayudan a aumentar la población de microbios saludables en el cuerpo. Al igual que con los prebióticos, puedes consumir probióticos ya sea a través de alimentos o suplementos, siendo la opción más popular el yogur. Como el yogur proviene de la fermentación de la leche, contiene muchas bacterias beneficiosas, saludables y diferentes. Los alimentos fermentados como el chucrut, la kombucha y el kimchi también actúan como buenos probióticos. Los suplementos probióticos contienen una cepa particular o diferentes cepas de microbios.

Diferencia entre los probióticos y los prebióticos

Trillones de bacterias llaman a tu intestino su hogar. Muchas de ellas tienen un impacto masivo en tu digestión y en tu salud. Aunque los prebióticos y los probióticos trabajan para hacerte más saludable, e incluso suenan igual, son diferentes en muchos sentidos. En primer lugar, su método de administración es completamente diferente.

Mientras que los probióticos mejoran la salud intestinal al agregar nuevas bacterias, los prebióticos lo hacen al proporcionar nutrición a las bacterias de su intestino. Uno trata de resolver los problemas de digestión haciendo que el estómago sea un lugar más habitable para las bacterias, mientras que el otro tiene como objetivo mejorar la población bacteriana. Los probióticos no cambian el ambiente, sino que ayudan al tracto digestivo añadiendo más bacterias beneficiosas. Ayudan a mantener el equilibrio de los microorganismos en el cuerpo y funcionan como una útil herramienta de repoblación.

Por otro lado, los prebióticos trabajan para facilitar la supervivencia de las bacterias en el intestino. Contiene carbohidratos complejos como la fibra, que es difícil de digerir para el cuerpo. Por lo tanto, pasa a través del estómago, ayudando a enriquecer la población bacteriana, permitiéndoles prosperar. Además, aunque un componente significativo de los prebióticos es la fibra, no toda la fibra sirve como prebiótico.

Beneficios de los prebióticos y los probióticos

Tanto los prebióticos como los probióticos juegan un papel complementario, trabajando en conjunto para mejorar nuestra salud intestinal. Trabajan juntos como un equipo para apoyar al microbioma encontrando el equilibrio correcto de bacterias saludables. Mientras que los prebióticos ayudan a nutrir las bacterias, los probióticos repoblan rápidamente el intestino, en caso de que las bacterias mueran o crezcan menos en número. Estas bacterias ayudan a nuestro cuerpo a digerir los alimentos, a prevenir la inflamación e incluso a comunicarse con nuestro sistema inmunológico.

Los lactobacilos ayudan a prevenir la diarrea y también con la digestión de la leche y otros productos lácteos. La bifidobacteria alivia los síntomas que acompañan al síndrome del intestino irritable, previene el estreñimiento y refuerza el sistema inmunológico. Los probióticos combaten los problemas gastrointestinales e incluso previenen el crecimiento de las bacterias que causan las infecciones por levaduras. La fibra prebiótica mejora la densidad ósea y también ayuda con el control del peso y la salud del cerebro.

Lista de alimentos prebióticos y probióticos

Probióticos – Alimentos hechos por fermentación

Kefir, una bebida de leche fermentada
Chucrut – Col fermentada
Kimchi – Vegetales fermentados
Yogurt orgánico y vivo
El tofu, el tempeh y el miso hechos por la fermentación de la soja
Kombucha – té negro o verde fermentado

Prebióticos – Alimentos ricos en un tipo particular de fibra.

Ajo, cebollas y puerros
Espárragos y alcachofas
Manzanas y plátanos maduros
Raíz de achicoria y patatas
Verdes de diente de león

Qué hay que tener en cuenta

Varios probióticos que se venden no tienen la debida aprobación del ministerio de alimentación. Siempre asegúrate de revisar la etiqueta antes de comprar cualquier suplemento. Debes asegurarte de que los ingredientes son naturales, seguros y saludables para su consumo.
Hay tantos tipos diferentes de suplementos que necesita investigar antes de decidir cuál comprar. Como hay tantas cepas y tipos de bacterias diferentes, es mejor consultar a un médico para determinar qué suplemento comprar. Tendrás que comparar diferentes cepas, mezclas y diferentes dosis antes de elegir uno.
Además, aunque los probióticos y prebióticos se consideran saludables, la investigación sobre su uso está todavía en sus primeras etapas. Por lo tanto, aunque ciertos suplementos pueden reclamar muchas cosas, es posible que usted no obtenga todos los beneficios.
Debido a que los suplementos prebióticos son todavía nuevos, con estudios que se están realizando para medir su beneficio, usted debe tratar de evitarlos. Además, como los prebióticos se encuentran fácilmente en las frutas y verduras que nos rodean, trate de incluirlos en su dieta en lugar de tomar un suplemento.
Las personas que padecen una enfermedad crónica, sufren trastornos inmunológicos y tienen dolencias del tracto digestivo deben consultar siempre a un médico antes de tomar suplementos probióticos.

Por lo tanto, como podemos ver, aunque los prebióticos y los probióticos suenan similares, son, de hecho, muy diferentes. Juegan papeles diferentes pero críticos para asegurar que nuestro intestino se mantenga sano y activo. Así que incluye estos alimentos en tu dieta para asegurarte de que los millones de organismos que viven dentro de ti se mantengan sanos y cuidados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.