Hatha o Vinyasa Yoga, cual es el mejor para ti

Hatha o Vinyasa Yoga, cual es el mejor para ti

Los dos primeros estilos de yoga que conocen muchos yoguis son el Hatha y el Vinyasa. Esto se debe a que el Hatha y el Vinyasa se basan en el uso de la respiración -uno de los principios básicos del yoga- para fortalecer el cuerpo y la mente.

Pero podría sorprenderte saber que estos dos estilos de yoga son, en muchos sentidos, opuestos. El hatha yoga tiene un ritmo mucho más lento y es más meditativo, por lo que se mantienen las posturas durante más tiempo para profundizar en el estiramiento. Mientras tanto, el Vinyasa yoga vincula el movimiento con la respiración y es una práctica dinámica y de ritmo rápido.

Entonces, ¿cómo puedes saber cuál es la mejor práctica para ti? Un buen punto de partida es aprender más sobre las similitudes y diferencias entre estos dos estilos populares y considerar sus objetivos de fitness. A continuación, desglosamos los diferentes beneficios del Hatha y del Vinyasa yoga, y las mejores formas de incorporarlos a tu rutina de ejercicios.

Hatha vs. Vinyasa Yoga

Según Harvard Health Publishing, el Hatha yoga comienza con ejercicios de control de la respiración, conocidos como pranayamas, y van seguidos de una serie de posturas de yoga, llamadas asanas. La idea es que al centrar la respiración, se fortalece el cuerpo y la mente.

El hatha yoga se centra en la respiración lenta y profunda mientras se mantienen las posturas.

Un buen instructor te seguirá guiando sobre cómo respirar al entrar y salir del estiramiento, pero como mantienes los estiramientos durante periodos de tiempo prolongados, la atención se centra más en el uso de la respiración y la visualización para ayudarte a relajar más los músculos.

Aunque el término Hatha se ha convertido en un paraguas para cualquier estilo de yoga que incluya estiramientos y respiración, ese no es su significado original. La principal diferencia entre las posturas de Hatha clásico y las de Hatha moderno es que el clásico se centra en el beneficio fisiológico para los órganos internos, en lugar del beneficio para los músculos.

Por otro lado, el Vinyasa yoga es mucho más dinámico y fluido, por lo que hará que tu corazón bombee. En la mayoría de las clases, se pasa continuamente de una posición a otra, a menudo muy rápidamente.

Ambos estilos de yoga, Vinyasa y Hatha, hacen hincapié en la respiración, pero ésta se acelera al practicar Vinyasa yoga. Vinyasa es un estilo dinámico de yoga en el que se enlaza una respiración y un movimiento, lo que significa que cada vez que se cambia de postura, se hace una respiración.

Si quieres perder peso

Puede que el yoga no sea el primer ejercicio en el que pienses cuando se trata de perder peso, pero definitivamente puede convertirse en un entrenamiento para quemar calorías, según la Academia Nacional de Medicina Deportiva (NASM).

Sin embargo, algunos estilos de yoga queman más calorías que otros, concretamente los que tienen un ritmo más rápido, como el Vinyasa. Al estar en constante movimiento en elVinyasa yoga, el cuerpo exigirá más al sistemas cardiovascular y al metabólico. Cuanto más rápido te muevas a una mayor intensidad, más trabajará tu cuerpo para suministrar oxígeno y combustible a tus músculos.

Aunque hay algunos descansos cortos en Vinyasa, consisten en posturas mantenidas, por lo que tu cuerpo sigue trabajando y quemando calorías.

Las investigaciones que examinan cuántas calorías quema el yoga son limitadas. Sin embargo, un pequeño estudio de septiembre de 2005 patrocinado por el Consejo Americano del Ejercicio (ACE) analizó el número de calorías quemadas durante el Hatha y el power yoga, que es similar al Vinyasa. Los investigadores descubrieron que una sesión de 50 minutos de Hatha yoga quema 144 calorías, el equivalente a un paseo lento. Por otro lado, el power yoga quema 237 calorías.

¿Tienes curiosidad por saber exactamente cuántas calorías quemas durante tus entrenamientos? Descárgate la aplicación MyPlate para obtener una estimación más precisa y personalizada.

Para obtener los mejores resultados de pérdida de peso, recomiendamos combinar el yoga con el ejercicio aeróbico regular, como correr, montar en bicicleta o nadar, el entrenamiento de resistencia y una dieta sana y controlada de calorías.

Aunque el yoga puede ayudar a fortalecer y desarrollar la musculatura, lo que aumentará la quema de calorías en general, no tiene el mismo poder quemador de calorías que otros entrenamientos, como el de intervalos de alta intensidad HIIT.

En definitiva, para perder peso hay que reducir el número de calorías que se consumen o quemar más calorías con la actividad física de las que se ingieren, y hacer yoga por sí solo probablemente no será suficiente. Esio si, puede ser un buen comienzo para animarte a hacer ejercicio.

Si quieres construir músculo

El yoga es un entrenamiento para todo el cuerpo, y la transición y el mantenimiento de las posturas requiere una gran fuerza muscular. Vinyasa es la mejor opción para desarrollar la musculatura, porque te mueves continuamente de una postura a la siguiente. Además, dice que las posturas desafiantes en el Vinyasa yoga ayudan a aumentar tu fuerza general.

El Vinyasa yoga también es una opción sólida si quieres trabajar tu equilibrio. «Este movimiento constante entre diferentes posiciones ayuda a desafiar el equilibrio y la propiocepción.

Sin embargo, no hay que descartar por completo el Hatha yoga si lo que se quiere es ganar fuerza. Después de 12 semanas de Hatha yoga, los participantes en un estudio de junio de 2015 en Evidenced-Based Complementary and Alternative Medicine mejoraron la fuerza y la resistencia muscular, así como la resistencia cardiorrespiratoria y la flexibilidad, en comparación con otros adultos que no hicieron nada de yoga.

Si quieres ganar flexibilidad

Los músculos tensos y las articulaciones rígidas pueden provocar dolor y lesiones, pero al practicar yoga, puede facilitar las tareas cotidianas y mejorar su flexibilidad, o la capacidad de sus articulaciones para moverse sin restricciones y sin dolor, según la ACE.

El yoga puede mejorar la flexibilidad porque implica alargar los músculos y moverse en diferentes rangos de movimiento, con posturas como giros, flexiones laterales y pliegues hacia delante. Pero para aumentar la flexibilidad, hay que mantener un estiramiento el tiempo suficiente para que el cuerpo se relaje en él, lo que el Hatha yoga permite hacer.

Mientras que las clases de Vinyasa todavía tendrán algunos estiramientos más lentos cerca del final de una clase, esos típicamente sólo duran unos 10 minutos – no es suficiente tiempo para realmente sumergirte profundamente en esos estiramientos.

El Hatha yoga que verás en los estudios de yoga modernos se centra en mantener las posturas durante cinco respiraciones por postura, moviéndose deliberada y lentamente.

Relacionado: Cómo mejorar la postura, enderézate por tu salud

Entonces, ¿es el Hatha o el Vinyasa Yoga el adecuado para ti?

Independientemente del estilo de yoga que elijas, la práctica regular puede conducir a un aumento de la conciencia, una mejor salud cardiovascular y una mejor forma física.

Sin embargo, a la hora de la verdad, el mejor estilo de yoga para ti depende de tus objetivos. Si lo que buscas es una sesión enérgica y rápida que acelere tu ritmo cardíaco y te haga sudar, probablemente el Vinyasa yoga sea la opción más adecuada para ti. Pero si prefieres tomarte las cosas con más calma, estirar realmente los músculos y experimentar una relajación más profunda, prueba el Hatha.

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagramTik Tok y Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.